Equilibrio Emocional

frasesemana5 instagram

“El equilibrio emocional surge de la relación saludable entre las emociones y el libre albedrío”

Nos imaginamos que una vida iluminada no conlleva tristeza, dolor o sufrimiento, sin embargo, las personas sabias tienen los mismos problemas que una persona corriente. Su diferencia radica en que poseen una visión diferente de sí mismos, de los demás y del mundo. Reconocen los deseos que tienen, viven con las emociones que surgen sin rechazarlas y entienden su rol en el mundo con las limitaciones del cuerpo y la mente.

Para encontrar el equilibrio emocional que es dinámico y está en constante revisión, debemos:

Abrazar y acoger a la personalidad relativa con sus defectos. Todos nacemos con una naturaleza y unas cualidades (gunas) ya dadas, influenciada por: la familia, el lugar donde nacemos con su cultura, religión y situación socio-económica. Esa potencialidad  o naturaleza no es aleatoria.

Cuando tenemos sentido de carencia y nos vemos mal a nosotros mismos, pensamos que con voluntad de cambio nos podemos hacer a sí mismos como personas nuevas, pero ello no es posible porque hay una biografía anterior que no se puede borrar totalmente. De allí surgen muchos de nuestros problemas porque también queremos cambiar a los demás: los hijos, la pareja, los padres, al mundo, etc. La personalidad se podrá cambiar un poco, pero no totalmente. Si no podemos cambiarnos a nosotros mismos, con menor razón podemos pretender cambiar a los demás.

Aceptar, reconocer y darle la bienvenida a todas las emociones existen y mirarles a la cara.  La ira, el miedo la rabia, la cólera, etc., parecen emociones malas porque pueden llevarnos a hacer daño a otros, por ello las escondemos, las criticamos, la descartamos, no hablamos de ellas, las negamos y huimos de esa parte de nuestra personalidad. Debemos entender que no es mejor la compasión o el amor, todas son simplemente emociones, y cada una tiene una función en nuestro proceso de crecimiento espiritual. Todas las emociones son Dios, ya que Él es la causa del mundo y es ilimitado.

Procesar y corregir emociones que nos generan hábitos dañinos hacia nosotros mismos o hacia los demás. Para ello podemos asistir a psicoterapias para expresar las emociones, liberar bloqueos, hacer yoga, artes marciales, contactar con nuestra fuerza interior, orar, evitar nutrir la emoción negativa con pensamientos. Utilizar el intelecto para eliminar comportamientos que nutran la emoción, y filtrar todo aquello que entra en nuestra vida y nuestra mente.

El surgir de las emociones no se puede controlar, pero si podemos controlar el libre albedrío, es decir las decisiones que tomamos con lo que nos sucede. Realizar nuestros roles en la vida, buscando satisfacción en ellos, asumiendo nuestras responsabilidades, haciendo lo que se debe hacer y evitando lo que no se debe hacer.  Vivir en armonía con el mundo.