Rāga – Dveṣa

14.1.1.fraesemana14

Uno de las grandes tareas del yogi es descubrir el problema universal que caracteriza al ser humano: la dependencia, la adicción y las muletas psicológicas que utiliza para tener sentido de felicidad, como son:

  • Rāga: Apego, dependencia emocional. La mente del que tiene raga busca únicamente su propio beneficio, es egoísta y condicional “te quiero solo si”. También tiene tensión y presión por mantener a toda costa lo que le da confort. Es una mente vacía, débil, que no tiene la capacidad de tener satisfacción en sí misma y necesita cosas exteriores, esto nubla el intelecto y no puede tomar decisiones dharmicas.
  • Dveṣa: Aversión. Esta mente solo quiere vivir situaciones agradables, y ante cualquier calamidad se derrumba y sufre. Es una mente que vive en la fantasía pensando que todo debe ser perfecto y lo que le desagrada lo rechaza vehementemente.
  • Pravṛtti: Lo que queremos, lo queremos conseguir a toda costa. Es la mente del hombre moderno que siempre quiere mejorarse añadiéndose algo: un nuevo trabajo, una nueva casa, una pareja, y un largo etc., pero nunca va a ser suficiente lo que consiga para verse completo y feliz.
  • Nivṛtti: Lo que tenemos no nos gusta y lo queremos eliminar a toda costa. Es la mente de la persona que busca afanosamente quitarse algo que consiguió con anterioridad, porque se ha convertido en un problema o ya no le da felicidad, esto le genera aversión: un trabajo, una casa, una pareja, y un largo etc.

Esto genera tensión, sentido de ansiedad, frustración, ira, entre otros, porque no puedo hacer, tener o dejar de tener siempre lo que quiero.

El yogi con su práctica constante destruye la mente problemática, reactiva e ignorante, que sufre constantemente si las cosas no salen como quiere.   Así consigue una mente saludable y disponible, que actúa con base en los hechos de lo que le sucede en la vida.  Los hechos son hechos y no se resiste a ellos, no valora su éxito en función de lo que consigue o desecha.  Es realista y sabe trabajar con la realidad, con los hechos agradables, desagradables, dolorosos y felices.

Con desapego, objetividad y ecuanimidad vemos las cosas con perspectiva y no colocamos nuestra felicidad en cosas, personas o situaciones.

Viendo las muletas psicológicas, creando un estilo de vida de karma yoga, de valores y de dharma, nos liberamos de un peso enorme, la mente se hace silenciosa y recuperamos así nuestra libertad.