Yogur de Anacardos

INGREDIENTES

  • Anacardos crudos.
  • Agua mineral o filtrada, cantidad suficiente
  • Kefir de agua o probióticos
  • Fruta de temporada
  • Sirope de agave o panela o azúcar de coco al gusto

PREPARACIÓN

Remojar los anacardos por 6 horas colocándolos en un recipiente con agua suficiente hasta que los cubra al menos 1 centímetro.

Pasado este tiempo, escurrirlos bien y con ayuda de una batidora de alta potencia triturarlos, añadiendo una copa pequeña de kefir de agua o un sobre de probióticos.

Adicionar poco a poco agua mineral o filtrada y seguir triturando hasta conseguir la textura del yogur que mas nos guste. Evitar que quede demasiado líquido.

OPCIÓN 1

Pasar a un recipiente de vidrio, tapar la boca del recipiente con una toalla de papel de cocina y una bandita de caucho y dejar fermentar toda la noche.

A la mañana siguiente tapar bien el recipiente y refrigerar hasta por 8 días.

Este yogur base, se puede consumir tal cual adicionándolo por ejemplo a una mezcla de avena y frutas y endulzando a gusto.

OPCIÓN 2

A la mañana siguiente a este yogur base adicionarle la fruta seleccionada según el sabor que mas nos guste, por ejemplo: ciruelas deshidratadas sin hueso, frutos rojos, mango, etc., endulzar al gusto y triturar. Envasar en pequeños cuencos de cristal, tapar bien y refrigerar hasta por 8 días.

OPCIÓN 3

También podemos adicionar la fruta y endulzar desde el comienzo, es decir, mezclando todos los ingredientes y triturando. Y ajustar la textura con agua mineral o filtrada

Servir en pequeños recipientes de vidrio y dejar fermentar toda la noche cubriéndolos con una servilleta. A la mañana siguiente taparlos bien y colocarlos en el refrigerador hasta por 8 días.

Con esta opción optimizamos nuestro tiempo, reducimos los desperdicios de la mezcla y además podemos controlar mejor la textura final del yogur, ya que la fruta aporta agua que puede hacerlo más líquido.

Nota:

Para todas las opciones: Cuanto más tiempo de refrigeración más fermentación, lo que incrementa la acidez del yogur.

Según vayamos probando cada día el yogur podremos ajustar la cantidad de mezcla a preparar, para consumirlo justo en el punto que más nos guste.