Yogur de Anacardos

INGREDIENTES

  • Anacardos crudos.
  • Agua mineral o filtrada, cantidad suficiente
  • Kefir de agua o probióticos
  • Fruta de temporada
  • Sirope de agave o panela o azúcar de coco al gusto

PREPARACIÓN

Remojar los anacardos por 6 horas colocándolos en un recipiente con agua suficiente hasta que los cubra al menos 1 centímetro.

Pasado este tiempo, escurrirlos bien y con ayuda de una batidora de alta potencia triturarlos, añadiendo una copa pequeña de kefir de agua o un sobre de probióticos.

Adicionar poco a poco agua mineral o filtrada y seguir triturando hasta conseguir la textura del yogur que mas nos guste. Evitar que quede demasiado líquido.

OPCIÓN 1

Pasar a un recipiente de vidrio, tapar la boca del recipiente con una toalla de papel de cocina y una bandita de caucho y dejar fermentar toda la noche.

A la mañana siguiente tapar bien el recipiente y refrigerar hasta por 8 días.

Este yogur base, se puede consumir tal cual adicionándolo por ejemplo a una mezcla de avena y frutas y endulzando a gusto.

OPCIÓN 2

A la mañana siguiente a este yogur base adicionarle la fruta seleccionada según el sabor que mas nos guste, por ejemplo: ciruelas deshidratadas sin hueso, frutos rojos, mango, etc., endulzar al gusto y triturar. Envasar en pequeños cuencos de cristal, tapar bien y refrigerar hasta por 8 días.

OPCIÓN 3

También podemos adicionar la fruta y endulzar desde el comienzo, es decir, mezclando todos los ingredientes y triturando. Y ajustar la textura con agua mineral o filtrada

Servir en pequeños recipientes de vidrio y dejar fermentar toda la noche cubriéndolos con una servilleta. A la mañana siguiente taparlos bien y colocarlos en el refrigerador hasta por 8 días.

Con esta opción optimizamos nuestro tiempo, reducimos los desperdicios de la mezcla y además podemos controlar mejor la textura final del yogur, ya que la fruta aporta agua que puede hacerlo más líquido.

Nota:

Para todas las opciones: Cuanto más tiempo de refrigeración más fermentación, lo que incrementa la acidez del yogur.

Según vayamos probando cada día el yogur podremos ajustar la cantidad de mezcla a preparar, para consumirlo justo en el punto que más nos guste.

Kefir de agua

kefir de agua

INGREDIENTES:

  • Gránulos de Kefir de agua
  • Agua mineral o filtrada que no sea de mineralización débil
  • 1 rodaja de limón
  • 1 trozo de jengibre fresco
  • 1 dátil sin hueso
  • 8 cucharadas de panela o azúcar de caña integral
  • 1 fruta, por ejemplo: mandarina, naranja, manzana, mango, etc.
  • 1 pizca de sal

PREPARACIÓN:

Conseguir gránulos de Kefir de agua de buena calidad

Colocar en un frasco de boca ancha de 1,5 litros: la panela, la sal, el limón, el jengibre, el dátil y el agua mineral o filtrada a temperatura ambiente hasta llenar el 75% de la capacidad del frasco, mezclar bien.

Adicionar los gránulos de kefir de agua y tapar con 2 toallas de papel de cocina y una bandita elástica, colocar en un sitio tranquilo donde no le de la luz directa por aproximadamente 2 días.

Pasado este tiempo, retirar el dátil, la rodaja de limón y el trozo de jengibre.  Con ayuda de un embudo de plástico (no utilizar implementos metálicos) trasvasar el líquido a una botella de cierre hermético, y adicionar trozos de la fruta seleccionada. Refrigerar por al menos 2 días, bien tapado hasta la aparición de gas.

Tomar una copa de kefir antes de las comidas, para aportar gran cantidad de probióticos, mejorar la digestión y favorecer la salud intestinal.

Los gránulos pueden almacenarse refrigerados en un poco del líquido fermentado inicialmente (sin la fruta)  por no más de 15 días.  Repetir el proceso cada vez que se quiera preparar nuevamente está bebida.